Cuando hablamos del Sello "e", en su vertiente de e-commerce (o comercio electrónico), nos referimos al mismo Sello "e", con todos sus principios, pero teniendo en cuenta la especificidad de la venta y compra de productos a través de Internet, y su posterior distribución desde el vendedor al cliente.