El empleo de las buenas prácticas empresariales

El empleo de buenas prácticas empresariales beneficia al entorno y a la empresa que las lleva a cabo y, por descontado, forman parte del motor de un sector. Son muchos los principios que recoge la nueva Certificación de Excelencia Empresarial en Logística y Transporte, “e”, promovida por las asociaciones UNO, Organización Empresarial de Logística y Transporte, CEL (Centro Español de Logística), Adigital (Asociación Española de Economía Digital), CITET (Centro de Innovación Tecnológica para la Logística y el Transporte).

Este nuevo sello de excelencia nace con el principal objetivo de trasladar valores de responsabilidad a todas las compañías pertenecientes al tejido empresarial del sector, abarcando así toda la cadena de suministro, independientemente del tamaño de la misma. En un sector tan atomizado como el nuestro, cabe ahondar en muchas de las buenas prácticas que debieran emplear todas las empresas de logística y transporte. Sin duda, una de ellas es el principio de respeto a la libre competencia.

Al igual que en el resto de mercados, la libre competencia se basa fundamentalmente en la libertad de elección tanto para el consumidor, como para el productor, sin la intervención de agentes nocivos para su cumplimiento. En este sentido las empresas certificadas con el sello “e”, deben dotar sus operaciones de total transparencia en aspectos como: características del servicio ofertado y las tarifas de su aplicación, inexistencia de situaciones de abuso de posición o en no ofrecer precios por debajo de los costes de su actividad, entre otros. Todo paralelamente a que es ineludible exigir el cumplimiento estricto de la normativa fiscal, laboral y administrativa española. 

El compromiso con este principio, que queda auditado en todas las compañías poseedoras de la certificación “e”, fomenta un comercio en el que todo el sector parte con las mismas posibilidades y su capacidad de éxito reside únicamente en la excelencia de su servicio. Asimismo, obliga a sus responsables a trabajar permanentemente con eficiencia e innovación para aumentar los ratios de calidad de sus productos, lo cual sin duda, beneficia a la globalidad del sector y paralelamente al consumidor.

Desde las asociaciones que han impulsado esta nueva certificación se hace un especial llamamiento a la mitigación de la competencia desleal, que aunque en ocasiones es difícil de detectar, se está incrementando por los efectos derivados de la crisis que sufre nuestro sector en particular y la economía en general. Así, este nuevo sello “e”, de excelencia empresarial en el sector de la logística y transporte, entiende como responsabilidad de todos impregnar esta política a toda la actividad de la empresa, así como denunciar a aquellas que no cumplan los mínimos exigibles.

Additional information